viernes, 12 de octubre de 2018

LA SINOPSIS ARGUMENTAL

La sinopsis argumental
o cómo resumir una historia en una página


Icono de color ffd040
Por César Sánchez



La palabra "sinopsis" proviene del griego y significa "con la vista". Una sinopsis argumental es un texto en el que se resume la historia que se cuenta en una novela, película o cualquier otro tipo de narración, esto es, quién es el protagonista, qué otros personajes participan en los hechos narrados, qué sucesos tienen lugar y dónde y cuándo transcurren.

La sinopsis argumental es una herramienta utilísima, si no imprescindible, para el autor de la obra: le permite maniobrar con la historia que pretende contar, en un primer nivel de detalle del argumento, sin tener que vérselas todavía con el grueso de la narración.

También resulta útil para la persona que tiene que juzgar una obra, ya sea para publicarla o producirla, seleccionarla para un premio u otorgarle una subvención. Le permite saber, sin necesidad de leer todo el texto de la obra o ver toda la película, cuál es la historia que cuenta y qué puede esperar de ella.

Aquí tienes, como ejemplo, la sinopsis argumental de una novela (y película) muy conocida (una pista: la acción transcurre en una abadía y mueren unos cuantos monjes).

Los principales aspectos que debes tener en cuenta en el momento de escribir una sinopsis argumental son los siguientes:

1. Aunque la extensión de una sinopsis argumental puede variar, un resumen de este tipo no debería extenderse más allá de una o dos páginas.

2. Una sinopsis argumental se escribe de manera meramente informativa: en tercera persona, con los verbos en presente y exponiendo los hechos en orden cronológico en lo posible. No debe estar redactada de manera literaria, sino práctica y funcional.

3. Es un mero resumen del argumento y no debe incluir descripciones ni diálogos ni hacer referencia a técnicas o conceptos narrativos (narradorpunto de vista, etc.) ni al estilo o tono empleados en la narración.

4. Una sinopsis argumental ha de contar toda la historia, desenlace incluido.

Hay otro tipo de sinopsis, las que aparecen en las contraportadas de libros y películas, en las que, por razones obvias, no se cuenta el final de la historia. La finalidad de estas sinopsis de venta es captar el interés del comprador, y, por ello, a menudo incluyen preguntas como “¿Qué harías si te persiguiese la mafia?” o expresiones como “Tomás no imagina lo que el destino le tiene reservado”. Se limitan, por lo general, a ser un resumen del planteamiento o primer tercio de la historia. 

2 comentarios:

  1. Buenos días,
    El enlace de sinopsis argumental de una novela (y película), muy conocida, no funciona. ¿Sabes dónde podría ver un ejemplo?
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL NOMBRE DE LA ROSA.


      1327, norte de Italia. El monje franciscano Guillermo de Baskerville y su discípulo, Adso, llegan a una remota abadía benedictina con el objetivo de asistir a la reunión que ha de tener lugar allí entre los representantes de la orden franciscana y los delegados del Papa. Esa misma tarde el abad informa a Guillermo de la muerte reciente y en circunstancias poco claras de uno de los monjes de la abadía. El abad desea que se esclarezca el asunto antes de que lleguen los delegados del Papa, y solicita a Guillermo que investigue con discreción.

      Guillermo pronto averigua que el monje se suicidó y que el asunto guarda relación con la formidable biblioteca de la abadía. La investigación de Guillermo se ve obstaculizado por las rigurosas normas de acceso a la biblioteca, que sólo permiten que entren en ella el bibliotecario y su ayudante. El asunto se complica a la mañana siguiente con la aparición del cadáver de otro monje, éste claramente asesinado. Guillermo y Adso logran entrar esa noche en la biblioteca, pero se ve incapaces de orientarse en el laberinto de salas. Al día siguiente aparece muerto el ayudante del bibliotecario. Al examinar el cadáver, Guillermo descubre que tiene unas extrañas manchas en la lengua y el dedo índice. El exbibliotecario, Jorge de Burgos, un monje anciano y ciego al que veneran el resto de monjes, informa de que las muertes siguen los versos del Apocalipsis de san Juan.

      Llegan los delegados papales, entre los que se encuentra el inquisidor Bernardo Gui. Éste descubre al cillerero y a su ayudante en el momento en el que le entregan un corazón de buey a una campesina de la aldea próxima a la abadía, y les acusa de brujería. El cillerero, presionado por Bernardo, confiesa ser el responsable de la muertes de los monjes. Mientras, Guillermo averigua que las muertes no tienen que ver con los acusados, sino con el segundo libro de la Poética de Aristóteles, volumen valiosísimo que alguien mantiene oculto en la biblioteca y cuyas hojas han sido envenenadas para que nadie transmita su conocimiento. Guillermo y Adso vuelven a entrar en la biblioteca y logran llegar a la sala central de la misma, pero un enigma en forma de inscripción sobre un espejo bloquea el paso a la cámara en la que supuestamente se halla el libro. Resignados, abandonan la biblioteca, sólo para descubrir que otro monje ha sido asesinado.

      Bernardo condena a los acusados a morir en la hoguera. Aparece muerto un quinto monje: el bibliotecario. Mientras se prenden las piras, Guillermo y Adso encuentran la solución al enigma del espejo y corren a la biblioteca. En la cámara se encuentran con Jorge, que confiesa ser el responsable de las muertes. Jorge empieza a arrancar y a comerse las hojas del libro, y Guillermo trata de impedírselo. En el forcejeo, una lámpara cae y se rompe, provocando un fuego que comienza a extenderse rápidamente por la biblioteca. Jorge muere, y Guillermo y Adso logran salir de la biblioteca salvando apenas un puñado de libros. Las piras han ardido ya, y el incendio de la biblioteca ha comenzado a extenderse al resto de edificios de la abadía. Los monjes tratan de apagarlo, pero sus esfuerzos son en vano, y la abadía arde por completo. Tres días después, los monjes abandonan el lugar, Guillermo se despide de Adso, y ambos regresan a sus respectivos hogares.

      Eliminar